LESIONES COMUNES EN LOS CICLISTAS

Si bien el ciclismo no es una actividad peligrosa, existen algunas lesiones comúnes en los ciclistas y es bueno saber tratarlas para no producir una lesión crónica.

Dolor de rodilla: Este es un tipo de dolor muy comun. Se puede clasificar en dolor frontal. interno, lateral o posterior. Las causas más comunes de estos dolores son variadas.
En la zona frontal:
* Asiento muy bajo.
* Asiento muy adelante.
* Excesivo entrenamiento en subidas.
* Multiplicación muy cargada.
* Revoluciones por minuto muy lentas.
* Palancas pedaleras muy largas.

En la zona interna:
* Traba del pedal en posición incorrecta (los dedos apuntan hacia afuera más de lo debido).
* Los pies están muy, separados entre sí.

En la zona lateral:
* Traba del pedal en posición incorrecta (los dedos apuntan hacia adentro más de lo debido).

En la zona posterior:
* El asiento está muy alto.
* El asiento está muy atrás.

Tendonitis: Es la infamación o irritación de un tendón (unión del músculo al hueso). Puede ser producido por caidas, movimientos muy bruscos (al no estar entrado en calor, aumenta el riesgo de esta lesión) o mucho uso. La mayoría de estas lesiones se cura en sólo unos días. Depende de su gravedad, dejando descansar el área en forma apropiada.
Si existe una excesiva inflamación, se recomienda tomar antiinflamatorios. El barato y famoso es la aspirina.
Si la tendonitis es en la rodilla y no hubo caída o movimiento brusco que la produjera, es posible que la traba del pedal esté colocada en forma incorrecta, de acuerdo a tu anatomía.

Rotura de clavícula: La clavícula es el hueso más comúnmente afectado en lesiones óseas en ciclistas. Generalmente, la rotura se produce cuando el ciclista cae y no extiende el brazo para amortiguar el golpe. La mayoría de los huesos se unen en unas seis semanas. Mientras la clavícula cicatriza, forma un "callo" donde se quebró. Para no perder fitness, podés hacer un par de sesiones diarias en el rodillo, mientras no exista dolor, 48 horas después de producida la lesión.

Famosas frutillas y cortes:
Son muy dolorosos y como en toda lesión abierta, es muy importante desinfectarlas tan pronto corno se pueda. Así, evitarás infecciones y ayudarás a una pronta recuperación. Si se encuentran en lugares de mucho movimiento, como rodilla o codo, requieren más paciencia para cicatrizar y que la piel recupere la flexibilidad normal, cubrirlo con crema antibiótica (tipo Rifocina) y mantenelo tapado; para apurar el proceso de cicatrización, evitá la exposición al sol.
Si no tenés la vacuna antitetánica, asegurate de dártela (sólo si no te la dieron durante los cinco años previos al corte). Por lo general depende de la magnitud del corte; no es necesario dejar de entrenar.

Dolor de la zona lumbar:
Este dolor hace el andar en bici muy incomodo. Se recomienda acudir a un médico si la lesión se asocia con pérdida de sensación o fuerza en las piernas. El dolor puede producirse a causa de una mala postura en la bici, así que chequea la altura del asiento, el largo del stem y la altura del frente de la bici. Probá diferentes posiciones y encontra la más apropiada a tu anatomía.
Los asientos con gel o los tubos de asiento con suspensión pueden ayudar a amortiguar la presión en los terrenos más dificiles.

Atención: esta información es para ayudar a conocernos mejor y entender más estas lesiones. Por lo tanto, no debe usarse como sustituto del tratamiento médico.